Vino Tinto 2019

HISTORIA DEL VINO

El vino tinto, los vinos, nuestro vino… Nuestra vida tiene momentos que señalamos con vino tinto y nuestra cultura es la del vino. Somos mediterráneos, nacidos en el epicentro de la civilización occidental, donde se han encontrado evidencias de que sabemos fabricar vino hace miles de años. Con vino se recibe a los que nacen y con vino se despide a los que mueren. El vino santifica rituales, como bodas o inauguraciones y el vino honra a nuestros iguales que consiguen destacar. El vino sirve a la liturgia cristiana, cura heridas, ennoblece momentos señalados e incluso aporta nutrientes beneficiosos, siempre que se beba con moderación.

CREACIÓN DEL VINO TINTO

Fermentar cereales o frutas produce, con ayuda de microbios, alcohol. El 10% de las enzimas hepáticas del ser humano están ahí precisamente para metabolizar el alcohol y transformarlo en energía. La resaca por un consumo excesivo de alcohol, por tanto, parece tener miles de años. La prensa de uvas más antigua que hemos encontrado tiene 6000 años pero parece que hace 9000 años que ya bebíamos vino de arroz y miel, sin ser todavía vino tinto, según arqueólogos chinos.

Cabe imaginar que el origen del vino tinto tiene que ver con nuestros receptores del placer y la necesidad de desarrollar medicinas con buen sabor. El alcohol es una droga que funciona en todos los mamíferos (no solo los humanos). El vino es una bebida que sabe bien y da vigor, sirve de lubricante social, produce efectos que alteran nuestra mente y además tiene efectos medicinales.

Comiendo con vino tinto

EFECTOS DEL VINO TINTO

Los primeros druidas y chamanes, al igual que los sacerdotes de muchas religiones posteriores, bebian el zumo de uvas fermentadas, vino tinto, por su poder “mágico” que les ponía en contacto con sus divinidades. Es evidente que el consumo de alcohol ocasionaba un estado de alteración de la percepción que interpretaban como una conexión con la “divinidad”.

Pero el vino también se asociaba a curaciones (por su efecto antiséptico derivado del alcohol) y como potenciador de los efectos analgésicos de las hierbas que se marinaban en él. En siglos posteriores y no muy lejanos de nosotros, aún se preparaba la famosa receta de la Triaca, que podía incluir más de cincuenta ingredientes y servía para curar o paliar los efectos de diversas enfermedades, receta cuyo excipiente era… Vino tinto.

Se conservan textos griegos de hace más de dos mil años, donde poetas como Homero cantaban alabanzas sobre el vino tinto. El Dios heleno Dionisos velaba por la calidad del vino y a él se dedicaban fiestas especiales. El famoso historiador Tucídides dejó escritas estas inmortales palabras: “los habitantes del Mediterráneo salieron de su barbarie cuando aprendieron a cultivar el olivo y la vid”.  Nació así el distinguido oficio del vinatero.

Viñedos de vino tinto

LA TRADICIÓN DEL VINO TINTO

Los romanos bebían en Roma el famoso vino tinto de la Bética, la actual Andalucía y era considerado un manjar exquisito ya en época anterior a Cristo. Tabernas por toda Europa, comerciantes por todos los caminos y mares, barricas de madera, ánforas y todos los enseres necesarios para elaborar, cuidar y transportar vino tinto generaron tal volumen de negocio y materiales que aún hoy día siguen apareciendo tinajas de barro enterradas en nuestros campos y pecios hundidos en el mar con su cargamento de vino de hace miles de años.

Cuando el agua no era potable, el vino tinto era una alternativa más segura y además nutritiva. En la Edad Media, conventos de monjes domesticaron variedades de vides y establecieron zonas vinícolas que aún persisten, por toda Europa.

El genial Shakespeare comentaba con agudeza que “el vino de calidad es una grata compañía, si se bebe con moderación”.  Precisamente en su época aparecieron las botellas de cristal y los corchos para mejor conservar el vino tinto. Vino que se usaba para comerciar a cambio de mercancías igualmente valiosas, como café y mercaderías de América.

Pero en el siglo XIX ocurrió la catástrofe. Una plaga de un insecto –la filoxera, que secaba las vides hasta la raíz- obligó a importar vides de América a Burdeos y la Rioja. El resultado fue que se mejoraron las cepas antiguas y aparecieron nuevas variedades que aumentaron la calidad.

EL VINO TINTO EN LA ACTUALIDAD

Hoy en día el vino tinto es industria y ciencia pero también arte. Ha nacido un nuevo concepto, sofisticado y elegante, de “comprender el vino que se bebe”, para poder disfrutar más intensamente del placer de beberlo. Enólogos, clubes de aficionados, catas dirigidas por expertos, cursos de sumilleres, visitas a bodegas, etc. Hoy todos podemos disfrutar de la tradición vinícola europea y española, de sus logros internacionalmente reconocidos y de su importante papel en nuestra cultura. Y blogs como éste de Vinos y Cavas, ofrecen todo lo necesario al interesado en disfrutar del vino tinto, para poder ampliar su conocimiento y placer.

Cubas de vino tinto

Innumerables brindis han enmarcado acontecimientos históricos de todo tipo. Nombramientos de personalidades, ejecuciones, aniversarios, plegarias, celebraciones, acontecimientos luctuosos e incluso tratados de paz que ponían fin a guerras… ¿Por qué el vino tinto es tan importante para nosotros? La explicación habría que buscarla en la alegría de compartir, tanto el pan como la esperanza, tanto la pena como el vino tinto… “In vino, veritas” –libremente traducible como “el vino tinto nos hace decir verdades”– pues el vino tinto consumido entre amigos celebra lo mejor de nuestra condición: la amistad, el placer de compartir el maravilloso regalo de la vida y los dones de la tierra.

En nuestro blog vinosycavasonline.com podrás estar al día de todas las novedades referentes al mundo del vino tinto

Calidad del contenido
HISTORIA DEL VINO El vino tinto, los vinos, nuestro vino… Nuestra vida tiene momentos que señalamos con vino tinto y nuestra cultura es la del vino. Somos
Editor's Rating:
5